A+ A A-
Boletín Oficial de la Provincia Acceso Oficina Virtual Catastro Geopista Guadalinfo

PREMIO DE POESIA (PUBLICACIONES)

Publicaciones

Antonio Carvajal Premio Internacional de Poesía Villa de Oria, 2009
Antonio Carvajal Premio Internacional de Poesía Villa de Oria  
 
 
 
Título: Antonio Carvajal Premio Internacional de Poesía Villa de Oria, 2009
Autor/es: Antonio Carvajal
 ISBN: 978-84-922046-5-6
 Nº páginas: 47
Colección: Premio Internacional de Poesía Villa de Oria
Editado: Ayuntamiento de Oria
Coordinación: Ginés Reche
 
POEMAS

Diferencias y tientos sobre un tema de Lope
       de Vega en El Caballero de Olmedo

A Fina de Calderón


                 Yo le vi decir amores
                 a los rábanos de Olmedo;
                 que un amante suele hablar
                 con las piedras, con el viento.

Diferencias


Te recuerdo en los relámpagos
de un otoño entre dos cielos;
olía el ámbito a esparto
recién mojado, a los trémulos
olivos viejos confusos
bajo un brusco mar inverso
donde tus ojos fluían
como peces de silencio.
De monte a monte y a monte
sonaban truenos y truenos.
Oria en la noche era un arpa
con las piedras, con el viento,
y tú mirabas las nubes,
José Hierro.


Al pie de la Serranía
donde el Escabas su estrecho
resuena como una trompa
con las piedras, con el viento,
apenas sus aguas besan
los pies callosos de Priego,
te vi agarrarte a la vida
con tantas ganas de aliento,
con tanta brisa de pino,
con tanto rumor de verso
que la vida era más vida
medida por tu deseo.
Y tú mirabas las nubes,
José Hierro.


No te oí decir amores
a los rábanos de Olmedo,
ni te vi coger sus hojas
ni tomarlos de alimento.
Más sustancia te pedía
la crónica de tu tiempo,
la verdad de tu poesía,
la realidad de tu sueño.
Pero decías palabras
que iban más allá del cielo
en conversación continua
con las piedras, con el  viento,
mientras mirabas las nubes
José Hierro.




Te he visto temblar de frío,
niebla en la niebla tu aliento;
repetir como andaluz
“Ozú, qué frío”. Recuerdo
tus pasos cómo sonaban
en Baeza la sin tiempo,
imposible tu diálogo
con las piedras, con el viento.
Pensé que el agua mirabas
del Guadalimar bermejo
cuando dejaste en mis labios
y en mis ojos tu silencio,
y en agua mirabas nubes,
José Hierro.



Tientos

Si un amante dice amores
a los rábanos de Olmedo,
sigue mirando las nubes,
José Hierro.

Si un amante suele hablar
con las piedras, con el viento,
sigue mirando las nubes,
José Hierro.

¿Qué más dan nubes que rábanos
cuando se estercola el huerto?
Sigue mirando las nubes,
José Hierro.

Los trenes, como los ríos,
tienen sabido el trayecto.
sigue mirando las nubes,
José Hierro.

Enrique Badosa Premio Internacional de Poesía Villa de Oria, 2008
Enrique Badosa Premio Internacional de Poesía Villa de Oria, 2008  
 
 
 
Título: Enrique Badosa Premio Internacional de Poesía Villa de Oria, 2008
Autor/es: Enrique Badosa
 ISBN: 978-84-922046-3-2
 Nº páginas: 31
Colección: Premio Internacional de Poesía Villa de Oria
Editado: Ayuntamiento de Oria
Coordinación: Ginés Reche
 
POEMAS

Poetisas, poetas, algo impúdicos…

Poetisas, poetas, algo impúdicos,
casi exhibicionista muchas veces,
por hacer “strip-tease” que nadie pide
ni suele contemplar ni agradecernos.
¿Por qué tanto salir a un escenario
en el que recitamos nuestras vidas
mal envueltos en rimas licenciosas
o desnudos en verso libertino?
¿Para lucir el cuerpo sin el alma
o bien para que el alma luzca el cuerpo,
sin excepción de sexo ni de edad?
No siempre sienta bien tanto desnudo,
ni a los que se lo encuentran y prosiguen
ni a nosotros, actores sin contrato
y a quienes sólo el frío nos abriga
y un público sin manos nos aplaude.

¿Escribir un poema a voluntad y al gusto…?

¿Escribir un poema a voluntad y al gusto,
basado en las recetas de la cocina lírica?
Nunca te sale el guiso ni con los ingredientes
mejor dosificados según las instrucciones.
El amor, el dolor, el gozo, la belleza,
e afán de vivir, la misma poesía
en ti no pasan nunca de ser guisote insípido
al paladar poético. Y ahora me preguntas
por mi arte coquinaria. Te digo claramente:
Yo no escribo el poema. El poema me escribe.

Volver Arriba